¿Cómo estructurar una presentación?

Con técnicas como el Círculo de la Comunicación podremos estructurar nuestras ponencias de forma ordenada

Cómo estructurar una presentación
27/07/2016 · Alexandra Maratchi

¿Recuerdas el discurso de la mujer de Donald Trump, Melania, en la última convención republicana? Aquel alegato al trabajo duro para conseguir tus objetivos acabó viralizado por el evidente plagio que la Trump había hecho de un discurso de Michelle Obama en 2008. Melania podría haber evitado el bochorno si, en lugar de apostar por el copia y pega, hubiera seguido los pasos marcados por el Círculo de la Comunicación, un método para estructurar las presentaciones centrado en cuatro fases: apertura, posicionamiento, argumentación y cierre.

1.- Apertura: Se trata de la fase que nos permitirá conectar con la audiencia a través de tres elementos: 

Un anzuelo para captar la atención de los oyentes y generar expectativas sobre lo que diremos. Podemos apoyarnos sobre una promesa de lo que vendrá, pero hay que ir con cuidado, ya que las promesas están para cumplirse.

Un contexto para explicar a la audiencia la finalidad de lo que explicarás. ¿Qué van a escuchar? 

Una presentación de la estructura de la ponencia. Hablar del cómo, no del qué. 

La apertura es el elemento más importante de la presentación, el punto en el que el oyente decidirá si va a prestarte atención, así que más vale ensayar. Un buen inicio tiene un gran impacto, mientras que resulta muy difícil recuperarse de un mal comienzo.  Aquí tienes un par de ejemplos: 

Esta primera parte debe representar el 10% de la presentación, por lo que sobre una charla de 30 minutos dedicaremos a la apertura entre 2 y 4 minutos. 

2.- Posicionamiento: en esta fase nos situaremos respecto el tema a tratar. Si vamos a hablar sobre la importancia de aplicar el ojo de halcón en el fútbol, dejémoslo claro en una sola frase. Da igual el tema, lo importante es presentar la tesis lo antes posible, así que simplifica: Sujeto + verb + predicado. “El ojo de halcón haría del fútbol un deporte más justo”. 

La audiencia desconfía de los ponentes que esconden sus posicionamientos. Hazlo simple, sin rodeos y, siempre que puedas, con brillantez. 

No dedicaremos más de 5 minutos sobre una charla de 30 a esta parte. 

3.- Argumentación: la fase más larga y que dedicaremos a lanzar mensajes y argumentos. Quizás no tenga mucha lógica, pero es el momento en el que la audiencia presta menos atención, así que, si queremos que sigan el hilo, deberemos ser organizados. 

La clave para mantener atentos a los oyentes es crear mecanismos de conexión a través de la utilización de recursos como las citas célebres, preguntas retóricas, ejemplos o referencias emocionales.

La argumentación se llevará entre 18 y 22 minutos en una presentación de 30. Es la parte más larga, así que toma aire y ensaya. 

4.- Cierre: la manera en que te despidas dejará huella: es así como te recordará la audiencia. Piensa en un final memorable y escoge las palabras con cariño para dejar un buen recuerdo en la audiencia. 

Esta fase incluye la recapitulación, donde reforzaremos conceptos clave por si alguien ha desconectado en algún momento, y el tiempo de agradecimientos y preguntas. 

Bastarán 5 minutos para nuestra despedida memorable. Si necesitas inspiración, recuerda que en Hollywood son expertos en frases de cierre para la historia.  

El Círculo de la Comunicación debe ser nuestro apoyo para lograr una presentación sólida y con la que dejar huella en nuestra audiencia. Y si hoy no lo logramos, “mañana será otro día”. 

Si quieres saber más sobre cómo preparar tus ponencias, consulta nuestro curso Presentaciones Efectivas

Alexandra Maratchi

Alexandra Maratchi

Co-fundadora & Directora General