¿Cuál es tu estilo de liderazgo? (Parte II)

El líder coach apuesta por el crecimiento profesional de sus trabajadores y es el modelo de liderazgo más valorado en la empresa

article liderazgo
15/11/2017 · The Homuork Team

En nuestra última entrada presentamos los tres primeros modelos de liderazgo descritos por Daniel Goleman. Estas definiciones nos sirven para identificar el estilo con el que nos sentimos más cómodos, saber qué se espera de cada perfil, sus fortalezas y debilidades y, finalmente apropiarnos de sus técnicas.

Esta semana repasamos los tres últimos estilos de liderazgo descritos por el psicólogo e incidimos especialmente en el modelo del líder coach, que se está consolidando como el formato de liderazgo y feedback mejor valorado.

Recuerda que en el MOOC ‘Liderazgo de equipos y dar y recibir feedback’ repasamos diversas estrategias para el ejercicio de un liderazgo efectivo en el entorno laboral. 

El líder democrático

De un líder se espera que tome decisiones y, en general, se le supone cierta soledad. Sí, la responsabilidad última siempre será suya, pero eso no quiere decir que ejecute sin tomar en consideración otras opiniones.

El líder democrático es el paradigma del liderazgo compartido. Apuesta por la toma de decisiones conjuntas. Fomenta las reuniones de grupo y su estilo tiende más al sondeo de opiniones que a la imposición unilateral de sus criterios.

Es un modelo de liderazgo adecuado para los perfiles con más dudas, que no cren en las certezas ni tienen claro el camino a tomar en situaciones de crisis. Fomentan la cohesión grupal, pero sus dudas también pueden ser percibidas como debilidad en ocasiones. 

El líder ejemplar

Al contrario del líder democrático, el ejemplar es consciente de su posición y se pone como modelo a seguir por el resto del equipo. Los líderes ejemplares presentan una serie de características comunes: son muy competentes en su desempeño y exigen niveles de excelencia en el trabajo muy altos y sostenidos en el tiempo.

El líder ejemplar es un referente para el equipo, pero los estándares de calidad que marca pueden ser difíciles de gestionar, promueven la competencia interna y pueden llegar a deteriorar el ambiente. 

El líder coach

Se trata del modelo mejor valorado por los trabajadores. La clave del éxito del líder coach es su empeño en el crecimiento profesional de sus colaboradores, un proceso de feedback constante y la aplicación de objetivos a largo plazo.

El líder coach trabaja a través de preguntas poderosas, que fomentan la reflexión y permiten a los trabajadores llegar a conclusiones por si mismo. Así, en lugar de imponer una estrategia lanza cuestiones como “¿cómo resolvemos este problema” o “¿qué impacto crees que puede tener esta decisión?”, por ejemplo.

En cuanto al desarrollo profesional de las personas, el líder coach se apoya en 4 preguntas:

· ¿Qué quieres conseguir?
· ¿Qué vas a hacer para lograrlo y cuándo?
· ¿Cuál es la situación actual?
· ¿Qué se puede cambiar?

La gran ventaja de esta metodología de liderazgo es que, a medio plazo, logra equipos de trabajo mucho más autónomos, más independientes de la dirección unipersonal de un superior, lo que libera al líder para invertir más tiempo a la gestión y definición de estrategias. 

hmk

The Homuork Team