Inteligencia cultural: 5 claves para desarrollar esta habilidad

La inteligencia cultural es uno de los requisitos cada vez más valorados en la sociedad global.

inteligencia cultural en las empresas

Una reciente publicación de Alexandra Maratchi, CEO de Homuork, recordaba la importancia de la inteligencia cultural a través de un ejemplo realmente ilustrativo que hacía referencia a la película de Pixar Inside Out, en que las emociones de la pequeña protagonista Riley cobran vida, encarnándose en los personajes de Alegría, Tristeza, Ira, Asco y Miedo. 

En una escena, Asco se manifiesta cuando la protagonista detecta un brócoli en su plato. Para que el efecto de la empatía llegara al público infantil de todo el mundo, en algunas partes de Asia se decidió sustituir esa verdura repulsiva por un pimiento verde. 

Esta simple anécdota nos proporciona una rápida idea del impacto que puede llegar a ejercer la cultura en el comportamiento social. En el ámbito de las organizaciones, ser capaces de entender y gestionar esa cultura, en toda su riqueza y diversidad, es una de las claves del éxito en áreas como la gestión de equipos y los negocios internacionales. 

​Tabla de contenidos:

Inteligencia cultural: qué es

El concepto de inteligencia cultural, surgido a partir de la unión entre cultura e inteligencia, se define como la capacidad de interactuar con eficiencia con otras personas de orígenes culturales distintos. Desarrollar esta sensibilidad cultural nos sirve para evitar y sobrellevar sin dificultad las situaciones que presenta el nuevo escenario empresarial global y multicultural. Esa ventaja competitiva la convierte en una de las soft skills más valoradas.   

En un entorno corporativo en el que la diversidad cultural está cada vez más presente, la inteligencia cultural adquiere cada vez más relevancia como parte del aprendizaje organizacional ya que contribuye en gran medida a la adaptación de l_s emplead_s a la forma de trabajar propia de cada empresa. Al mismo tiempo, está estrechamente ligada a la inteligencia emocional y a las habilidades interculturales, por lo que también favorece las relaciones personales y profesionales. 

inteligencia cultural en la empresa internacional

Tipos de inteligencia cultural

Dentro de la inteligencia cultural encontramos tres tipos o componentes básicos que corresponden a los tres elementos inherentes al ser humano: el componente físico, vinculado al cuerpo; la parte cognitiva o mental, y el factor emocional o motivacional. 

  • Inteligencia cultural cognitiva: Corresponde a la capacidad para aprender naturalmente las normas, las costumbres, las creencias y los tabúes de otras culturas. 
  • Inteligencia cultural emocional: Es la suma de la voluntad y la motivación que conduce a la adaptación de una persona dentro de un nuevo entorno cultural. 
  • Inteligencia cultural física: Se caracteriza por la rápida asimilación de elementos asociados a la comunicación no estrictamente verbal, como el lenguaje corporal, los cambios en el tono de voz o la acentuación de ciertas palabras durante el habla.  

inteligencia cultural comunicacion intercultural

Cómo desarrollar la inteligencia cultural en 5 pasos

A continuación veremos 5 claves para poder trabajar la inteligencia cultural y las habilidades interculturales en las organizaciones, así como en cualquier relación entre personas de origen cultural distinto. 

1. Nutre la curiosidad
Para aumentar la inteligencia cultural, puedes empezar observando a las personas: ¿cómo se comportan?, ¿siguen alguna pauta cultural distinta? Si tienes cerca a alguna persona con una cultura de origen distinta, puedes interesarte por ella y formularle preguntas e inquietudes. 

Si quieres avivar la curiosidad de tu equipo, puedes recomendar lecturas, promover talleres y charlas sobre interculturalidad o abrir foros de debate.

2. Toma conciencia
Reflexionar acerca de cómo te relacionas con otras personas es un paso fundamental para avanzar en el desarrollo de la inteligencia cultural. Del mismo modo, puedes pedir a las personas que trabajan contigo que hagan lo mismo.

Para superar esta fase con éxito, habrá que plantearse cómo es la propia cultura y qué elementos la rigen. Por ejemplo, en las denominadas culturas de alto contexto, como es el caso de China, Grecia, o la mayoría de países africanos, lo que no se dice es tan o más importante como las palabras; en cambio, en territorios de bajo contexto, como Alemania o Estados Unidos, los mensajes detallan y definen el contenido que contienen casi por completo. 

En ese sentido, antes de establecer cualquier relación, ya sea personal o profesional, con una persona culturalmente distinta, es recomendable pararse a identificar cómo los rasgos culturales propios y de tu interlocutor_ pueden influir en la comunicación que se establezca.

3. Detecta tus sesgos
Después del proceso de toma de consciencia, el siguiente paso será detectar los prejuicios y sesgos que puedas tener. Es lógico que existan, ya que la mayoría de las veces son la consecuencia de estímulos recibidos desde la infancia. De hecho, una de las causas por las que pueden estar ahí es, precisamente, la dificultad para verlos — por ello se habla de sesgos inconscientes. 

Una forma de detectarlos es realizar el Test de asociación implícita de la Universidad de Harvard. Esta sencilla prueba muestra cómo, de forma involuntaria, tendimos a mostrar preferencia por un tipo de personas u otras, ya sea en función de su aspecto físico, su tono de piel, su orientación sexual, su edad o su género.

Detectando los propios prejuicios conseguiremos fácilmente no caer en ellos y establecer una comunicación sin juicios

inteligencia cultural test

4. Piensa diferente
A la hora de interactuar con personas de otras culturas, no debemos esperar que lo hagan como lo haríamos nosotr_s. Hacerlo supondría un error y, en términos de negocio, podría llegar a poner en riesgo procesos de negociación, relaciones comerciales y acciones de cooperación entre distintas empresas o delegaciones. 

Sabiendo que, muy probablemente, existan diferencias en la otra parte, antes de reunirse con ella convendrá retomar la fase de curiosidad, observación y análisis de la realidad cultural a la que queramos acercarnos. Asimismo, durante el encuentro, la mentalidad abiertala prudencia y la empatía pueden ser los mejores aliados para desarrollar con éxito la inteligencia cultural propia y del equipo.

5. Sal de la zona de confort
Como hemos visto, la inteligencia cultural es una habilidad que se puede entrenar. Para hacerlo, no hay mejor forma que enfrentarse a una situación o contexto desconocidos, en la que no estemos del todo cómod_s. 

Una técnica útil para avanzar en este proceso puede ser lo que resume el aforismo ‘fake it until you make it’. Es decir: mostrando confianza y con mentalidad optimista se pueden llegar a internalizar, entender y reproducir las formas de relacionarse en este mundo global. Así, poner en práctica nuevas conductas será como ir al gimnasio: poco a poco, los tres tipos de inteligencia cultural — cognitivo, físico y emocional — se irán fortaleciendo. 

New call-to-action

Fuentes:

Laura Valls -  Homuork

Laura Valls Panadero

E-learning Content Specialist

#Blog - Transformación social

La desigualdad de género, también en los escenarios

En los espacios de trabajo hay un afán creciente por fomentar la igualdad entre hombres y mujeres. Pero, ¿qué ocurre en los sectores que solemos considerar más avanzados o vanguardistas? La falta de paridad en la industria de la música es un indicador de que la maquinaria de la desigualdad sigue funcionando en el conjunto de la sociedad.  Un estudio del colectivo Mujeres [...]

#Blog - Transformación social

Plan de igualdad para empresas: conoce las novedades de 2019

Los planes de igualdad se han convertido en los últimos años en el eje central de las políticas de igualdad de género de las empresas españolas. Fueron introducidos por la ley de igualdad de 2007 y, desde entonces, sólo han sido obligatorios para empresas de más de 250 trabajador_s. Hasta ahora.  El 8 de marzo de 2019 entró en vigor el Real Decreto-Ley 6/2019, que modifica [...]

#Blog - Transformación social

5 datos sobre la gravedad del acoso sexual en el trabajo

Miedo, indefensión, aislamiento, rechazo, las personas que sufren o han sufrido acoso sexual en su lugar de trabajo conocen demasiado bien estas sensaciones. Este tipo de agresiones suelen ser sutiles en un primer momento, pero pueden acabar teniendo graves consecuencias para las víctimas. Pero, ¿qué se considera acoso sexual? La Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad [...]