“La formación corporativa en prevención del maltrato acelera el cambio social”, Ana Bella

Entrevistamos a Ana Bella, superviviente del maltrato y autora junto a Homuork del MOOC "Prevención de la Violencia de Género".

Entrevista Ana Bella

Ana Bella es una auténtica superviviente de la violencia de género. Durante once años esta sevillana soportó los malos tratos físicos y psicológicos del que fue su marido. Una noche se escapó de su casa con sus cuatro hijos/as, denunció e ingresó en una casa de acogida. Desde entonces su testimonio y la Fundación que lleva su nombre ha ayudado a otras muchas mujeres a romper su silencio y escapar de situaciones como la que ella vivió.

Ana BellaHoy en día, una de sus particulares cruzadas es la de hacer partícipes a las empresas en la prevención de este grave problema, así como en apoyar y promover la reinserción de mujeres maltratadas. Para ello considera fundamental la formación de todas las personas que componen estas organizaciones, su conversión en agentes de cambio. De ahí que, junto a Homuork, sea la autora del MOOC Prevención de la Violencia de Género.

La hemos entrevistado con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género que se conmemora este domingo 25 de noviembre y esto es lo que nos ha contado.

¿Cuál es la situación actual en España respecto la violencia de género?

En nuestro país disponemos de una de las legislaciones más completas del mundo, existen más de doscientas medidas para proteger a las víctimas, pero aún hay hombres que asesinan a sus parejas: uno de cada diez hombres maltrata. La cifra es baja en comparación con países como Finlandia, Dinamarca o Estados Unidos. Sin embargo, mientras siga habiendo una sola mujer asesinada o maltratada, seguiremos viviendo en una sociedad sin igualdad. Las leyes han cambiado y ahora toca cambiar a cada una de las personas que forman España, crear agentes de cambio.

Mientras siga habiendo una sola mujer asesinada o maltratada, seguiremos viviendo en una sociedad sin igualdad.

¿Crees que la sociedad está más comprometida gracias a las campañas de concienciación?

Todas las campañas tienen como objetivo romper el silencio de la mujer, pero es difícil si la víctima no sabe detectar que está siendo maltratada. Estas acciones deberían poner el foco en las familias de los maltratadores, que saben que su familiar es una persona violenta. En algunos de los últimos casos de asesinato, el responsable tenía una orden de alejamiento de parejas anteriores, ¿por qué nadie de la familia avisa a esa mujer? Las campañas deben dirigirse a las familias y amig_s de maltratadores para que ellos también rompan el silencio.

¿Qué pueden hacer las empresas para combatir la violencia de género?

Las empresas tienen un papel fundamental, son el lugar donde las víctimas pasan buena parte del día. Por eso pueden formar a sus trabajadores y trabajadoras para que actúen como agentes de cambio. Aunque aún no es obligatoria, la formación corporativa en prevención de la violencia de género tiene un gran impacto para acelerar el cambio social.

Si l_s emplead_s saben qué es la violencia, formas de ejercerla, señales de alarma, pautas para comunicar que tu compañera está siendo maltratada, para romper ese silencio y pedir ayuda, estaremos consiguiendo que tod_s sean agentes de cambio frente al maltrato. Siempre pedimos a la víctima que tome el control de la situación, pero es toda la sociedad la que debe avanzar hacia la igualdad.

Por otro lado, hay que considerar que cuanto más alto es el nivel laboral de la mujer, más barreras tendrá para romper el silencio, socialmente se sentirá más estigmatizada. Es importante que las personas de la alta dirección también se formen para poder ayudar a sus compañeras a romper el silencio.

Además de ayudando a romper el silencio, ¿de qué otra forma pueden contribuir l_s compañer_s de trabajo a superar situaciones de maltrato?

Para las mujeres víctimas, contar con amigos y amigas, compañer_s de trabajo fuera de su círculo más íntimo es de gran ayuda. Pueden acompañarlas al juicio y apoyarlas durante todo el proceso, quizás simplemente de forma moral, facilitando que la mujer pueda superar la violencia y todo lo que conlleva de forma positiva, como una superviviente y no doblemente victimizada. Las mujeres maltratadas no queremos que nuestras familias acudan al juicio porque tememos que tomen represalias, que escuchen lo que tu marido te hizo. Por eso l_s compañer_s de trabajo pueden ser de tanta ayuda.

¿Qué empresas destacarías en su trabajo por una sociedad más igualitaria y contra la violencia de género?
Varias empresas ya están formando a tod_s sus trabajador_s como agentes de cambio. Es el caso de Boehringer Ingelheim, con quien trabajamos desde la Fundación Ana Bella y Homuork. Por otro lado, compañías como Mullor han decidido formar a sus nuev_s emplead_s en el momento en el que acceden a la organización, sumando nuestros contenidos a su formación en Prevención de Riesgos Laborales. En el caso de la compañía de cosmética Sephora, sus maquilladoras se están formando a través de nuestra fundación para ser agentes de cambio no solo con sus compañer_s, sino también con las clientas con las que tratan cada día. Ellas pueden ser el espejo donde se mire una mujer maltratada y hacer que decida cambiar su situación.

Varias empresas ya están formando a tod_s sus trabajador_s como agentes de cambio. Es el caso de Boehringer Ingelheim, con quien trabajamos desde la Fundación Ana Bella y Homuork.

También estamos realizando formaciones en escuelas de enfermería de toda España. ¿Por qué? Porque l_s enfermer_s formados detectan cuatro veces más casos de violencia de género que las que no lo están. Muy parecida es la situación en el grado de Trabajo Social de la Universidad Pablo de Olavide, donde también estamos presentes.

Kiabi, la fábrica de Louis Vuitton en Barcelona y Benefit Cosmetics son otras de las organizaciones que están impulsando la transformación social conviertiendo a sus equipos en agentes de cambio.

Imagino que las empresas también tienen un importante papel a la hora de la reinserción de las mujeres maltratadas.

Exacto, las mujeres maltratadas no somos víctimas para siempre, somos personas fuertes, sabemos trabajar bajo presión, no nos rendimos fácilmente, toleramos la frustración y somos muy buenas leyendo el lenguaje corporal. Si hemos superado el maltrato, superamos cualquier cosa. Por eso, desde la Fundación Ana Bella estamos tratando de que cale ese mensaje, de que las compañías tengan en cuenta que podemos contribuir al desarrollo económico y social de las empresas.

Hemos creado la Escuela Ana Bella, en la que formamos a mujeres maltratadas en el área de las ventas, en empoderamiento y les damos una oportunidad laboral como embajadoras de marca. Esto les facilita integrarse laboralmente no desde la posición de ser una víctima que necesita una discriminación positiva, sino desde la de una trabajadora valorada. Por este programa ya han pasado más de 2.000 mujeres gracias a empresas como Bayer, Danone o Bimbo, compañías que se están favoreciendo del talento de las mujeres superviviente, que las ven no como un problema, sino como un activo.

No hay que ser asesinada para ser una víctima. Una vida de maltrato es una vida perdida, las empresas pueden ayudar a recuperar el talento, a desarrollar todo el potencial que se está echando a perder.

New call-to-action
Alberto Peñalba

Alberto Peñalba

Marketing Manager

#Blog - Transformación social

Cómo apoyar a las personas LGBTIQ+ en las organizaciones

Cada año, el mes de junio es el momento señalado en el calendario para la conmemoración del mes del Orgullo. El momento culminante llega el día 28, cuando millones de personas alrededor del mundo se reúnen para recordar los disturbios de Stonewall en 1969. Con el paso de los años, tanto las legislaciones como los movimientos sociales, políticos y culturales han abierto [...]

#Blog - Transformación social

Liderazgo femenino: qué es y cómo promoverlo en tu empresa

Las mujeres y los hombres llevan años trabajando codo con codo, sentándose en las mismas reuniones, andando por los mismos pasillos y conviviendo en las mismas oficinas. Pero, a pesar de compartir espacio, las vivencias de hombres y mujeres en el trabajo son muy diferentes.  Aunque en los últimos años se han producido grandes avances, las mujeres seguimos estando poco [...]

#Blog - Transformación social

Salud mental en las organizaciones: cómo promoverla en 7 etapas

El estrés, los conflictos en el ámbito laboral o la situación actual de pandemia por COVID-19 ponen en riesgo la salud mental de l_s profesionales. En este artículo te contamos cómo favorecer los espacios de trabajo saludables en términos de salud mental, desde una aproximación transversal, que tiene como eje principal el bienestar del conjunto de trabajador_s.  ​Tabla [...]