Millennials, trabajo con compromiso social

Formar parte de un cambio es un elemento esencial para los millennials a la hora de escoger un empleo

Millennials y su compromiso social
20/06/2017 · The Homuork Team

La generación Millennial está en el centro de todas las miradas y análisis. En muchas ocasiones, con el objetivo de menospreciar su valor y reducir su aportación al mundo a la acumulación de likes y seguidores en las redes sociales. Sin embargo, una aproximación más rigurosa a sus perfiles nos dibuja un panorama bien diferente. Inquietos, con gran dominio de las tecnologías, innovadores, relacionales y con preocupaciones sociales que hacen que sus elecciones laborales vayan más allá de las simples condiciones de trabajo. Los millennials buscan ser parte del cambio.

Informes recientes han destacado como la generación millennial ha cambiado la figura del inversor, que sigue buscando rentabilidad, pero también exige un alto grado de responsabilidad social a la hora de depositar su dinero en un proyecto. Gracias a ellos, el volumen de inversiones destinadas a los conocidos como fondos de inversión socialmente responsable han crecido un 25% en los dos últimos años. Estos fondos manejan proyectos relacionados con el cuidado del medioambiente, programas sociales a nivel local e internacional y responsabilidad social, entre otros.

Prioridad a la hora de escoger trabajo

Volvamos a los datos. Según el informe ‘The Millennial Impact Report” de 2015, el 70% de los millennials participó en algún tipo de voluntariado durante aquél año, y hasta el 84% hicieron una donación a alguna causa social. ¿Cómo se traslado esto al ámbito laboral? Según los estudios, esta generación prioriza hasta un 60% más que los baby boomers el hecho de dejar huella con sus empleos. Tal y como explica James Marshal Reilly en el libro ‘Shake the world: It’s not about finding a job, it’s about creating a life’, estamos ante la primera generación que confía en ganarse la vida y, a la vez, tener un impacto socialmente positivo.

Encontramos dos modelos empresariales para cumplir con estas expectativas. La primera es que, efectivamente, la compañía tenga una finalidad social. Es decir, que su actividad se dirija a la mejora del entorno, ya sea a través de planes medioambientales, proyectos sociales, etc. Sin embargo, la mayoría de empresas no tienen un impacto social evidente, por lo que la organización opta por buscar iniciativas que cumplan estos principios y sean acordes con sus valores.

Una de las empresas que ha apostado por este segundo modelo es Salesforce, el desarrollador del software para la gestión de clientes más utilizado en el mundo. Su CEO, Marc Benioff ideó la fórmula: dedicar el 1% del valor de la empresa, el 1% de los beneficios y el 1% del tiempo de los empleados a obras de caridad. El resultado son 250 millones de dólares donados al año, 125.000 horas de voluntariado en las comunidades donde la empresa está ubicada y el premio a la empresa mejor valorada por sus trabajadores en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, según Glassdor. 

Rechazo a las compañías con deficiencias éticas

Del mismo modo que los millennials valoran el compromiso social de las empresas a la hora de escoger sus futuros empleos, rechazan aquellas que presentan comportamientos éticamente reprobables. Según diversos estudios, los jóvenes recién incorporados al mercado laboral están cada vez menos dispuestos a trabajar para marcas en las que, por ejemplo, se apuesta por la explotación laboral en el tercer mundo para su producción, como puede pasar en muchas firmas del sector textil.

En contra de la despreocupación y ligereza intelectual que muchos articulistas atribuyen a los millennials, la realidad demuestra que la transparencia y el esfuerzo social es un requerimiento cada vez más imprescindible a la hora de atraer su talento. 

hmk

The Homuork Team