Propósito de año nuevo: dejar de fumar

Te ofrecemos algunas pautas para que el próximo año sea el definitivo en tu lucha por dejar el tabaco

Propósito de año nuevo dejar de fumar
22/11/2016 · The Homuork Team

“Este año nuevo lo dejo”. ¿Cuántas veces has repetido esta frase? Si eres fumador, seguro que en más de una ocasión y, si las estadísticas no mienten, lo más probable es que no lo hayas logrado. Los estudios indican que la mayoría de fumadores han intentado dejarlo entre 5 y 7 veces, y que menos del 5% logran encenderse ese último cigarro.

Pero no desesperes: las posibilidades de lograrlo crecen si cuentas con ayuda, ya sea de familiares, de amigos o de profesionales. 

La formación online está ganando cada vez más adeptos, con tasas del 50% de crecimiento anual en el sector. La calidad de los cursos ofertados junto a las características propias del formato, como la libertad de horarios, la accesibilidad 24/7 en cualquier lugar y la opción de seguirlos desde cualquier dispositivo ha seducido a miles de usuarios en todo el mundo.

En Homuork queremos ayudarte a dejar de fumar ofreciéndote el acompañamiento de los mejores profesionales a través de un curso online como el que estamos preparando y que estará disponible el mismo 1 de enero. 

En esta entrada te damos algunas pistas para que enfoques bien tu estrategia para dejar de fumar. Porque sí, para lograrlo necesitarás seguir una serie de pasos bien estudiados.

Identifica qué tipo de fumador eres

No todos los fumadores se comportan del mismo modo, por lo que el enfoque de su estrategia para dejar de fumar también debe ser diferente. Encontramos tres tipos de fumadores:

  • El fumador emocional: si te enciendes un cigarrillo cada vez que te sientes estresado, ansioso, aburrido, algo deprimido o simplemente para relajarte después de una pelea, perteneces a este grupo. Para ti, fumar no es solo una necesidad física, sino un acto emocional.
     
  • El fumador habitual: sales un momento de trabajo y buscas un pitillo. Hablas por teléfono, ves la televisión, conduces y bebes café, pero siempre con el cigarro en tus labios.  ¿Te reconoces?
     
  • El fumador social: no sueles fumar, pero si vas a un bar y alguien te ofrece un cigarro no vas a decir que no. ¡Por un cigarro de vez en cuando no va a pasar nada!

Enciende tu último cigarro

¿Ya has identificado qué tipo de fumador eres? Veamos qué primeros pasos puedes dar para empezar el camino que te llevará a encender tu último cigarro.

  • Si eres fumador emocional: redacta una lista de cosas productivas que podrías hacer cada vez que te sientes alterado o estás aburrido. Cosas tan simples como responder correos, organizar tu agenda, hacer algunos recados,…
    Si lo tuyo no es la organización, un gran substitutivo del tabaco es el ejercicio. El simple hecho de estar activo hace que tu cerebro genere endorfinas, un elemento químico que hace que te sientas bien.
    En cambio, si lo que necesitas es rebajar pulsaciones una buena opción es escuchar música o hacer ejercicios de respiración. Rebajará tu estrés hormonal, equilibrará tu mente y eliminará la sensación de necesidad de antojos.
     
  • Si eres fumador habitual: la única manera de superar un mal hábito es cambiándolo. Si lo primero que haces después de comer es encenderte un cigarro, déjalo e intenta lavarte rápidamente los dientes. La clave es romper la asociación mental que haces entre la acción principal y fumar. No es fácil, pero un buen inicio es buscar substitutivos: masca chicle, come frutos secos o prueba un tiempo con caramelos. ¡A Johann Cruyff le funcionó con Chupa-Chups.
    Como no, el deporte también te ayudará a distraerte. Si no tienes el hábito, otra opción puede ser ocupar tus manos con pelotas antiestrés, aprender algunos trucos con cartas o simplemente juguetear con una moneda. 
     
  • Si eres fumador social: quizás tengas la situación más difícil. Al fin y al cabo, no fumas tanto y, si lo haces, es en compañía. Pero estás decidido a no fumar más, así que lo mejor que puedes hacer es evitar las situaciones en las que otras personas fuman. Pero suponemos que no dejarás de quedar con tus amigos o de ir a fiestas, así que lo mejor es quedarte con el grupo de no fumadores o, simplemente, pedir a tus amistades que no fumen cuando estén contigo, al menos durante un tiempo. No es fácil, pero hay situaciones en tu estrategia para dejar el tabaco en las que tendrás que involucrar a tus conocidos y contar con su apoyo. 

Estas son solo las primeras pautas para que, de una vez por todas, logres cumplir el propósito de dejar de fumar.

hmk

The Homuork Team