Realidad Virtual: retos y oportunidades para la formación

La tecnología VR ofrece experiencias de plena inmersión únicas, pero su aplicación en contextos formativos presenta algunos condicionantes

Realidad virtual formación
06/09/2017 · The Homuork Team

Todo artículo sobre tendencias en formación tiene un punto dedicado a la Realidad Virtual. Y no faltan motivos para que así sea: se trata de una tecnología en pleno desarrollo y que permite una inmersión del alumn_ en el contenido mucho mayor. Sabemos que recordamos el 10% de lo que leemos y hasta el 90% de lo que experimentamos, y la Realidad Virtual es la opción más interactiva que encontramos en la actualidad.

Según un estudio de la consultora Universum y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), solo el 3% de los profesionales utilizan la Realidad Virtual en su trabajo o procesos formativos. Sin embargo, su aplicación presenta todo tipo de retos tanto tecnológicos como en su aplicación. 

Oportunidades

Sin duda, la principal oportunidad que ofrece la Realidad Virtual es la oportunidad de diseñar contenidos pedagógicos más atractivos, interactivos y experimentales. Si hoy el vídeo es el rey del contenido, el pleno desarrollo y aplicación de la tecnología VR puede convertirse en una alternativa con ratios de éxito y consumo aún mayores.

Por otra parte, la Realidad Virtual reduce la curva de aprendizaje. Los entornos virtuales recrean con exactitud cualquier escenario que diseñemos, ofreciendo las proporciones reales de los elementos con los que interactuaremos y, por tanto, la sensación de estar en un espacio real. El aprendizaje por tecnología VR supone un punto álgido en el ‘Learning by Doing’ y abre todo tipo de oportunidades para la Gamificación en el e-learning.

Finalmente, las experiencias con Realidad Virtual son un elemento de atracción para los más jóvenes. Según el mismo estudio de Universum, el 52% de los españoles nacidos a partir de 1990 creen que esta tecnología revolucionará sus lugares de trabajo y los métodos de aprendizaje. Las propias empresas ven en el VR una oportunidad para mejorar la captación, la formación y la integración de los nuevos empleados. 

Retos

Como toda nueva tecnología, la Realidad Virtual también abre diversos interrogantes. El primero, si sabremos utilizarla adecuadamente. Las oportunidades que abre el uso de experiencias virtuales supone una tentación para los diseñadores de cursos online. Pero la realidad es que, a pesar del desarrollo de esta alternativa, el resto de formatos actuales seguirán teniendo su espacio.

Las experiencias en Realidad Virtual tienen sentido en contextos de simulaciones y formaciones que requieran de un alto grado de interacción. Su uso resulta más dudoso para contenidos más teóricos. Utilizar las gafas de realidad virtual para trasladar al alumno a un aula como elemento pasivo carece de sentido.

En el listado de tareas pendientes, la Realidad Virtual también tiene ante sí un camino a recorrer para lograr experiencias menos agresivas para el usuario. Ya sea por falta de hábito o por contenidos con deficiencias en su diseño, lo cierto es que algunos programas VR generan mareos y malestar en los usuarios en el momento de abandonarlos.

Por último, el coste de aplicación también supone un reto para las empresas. La compra de gafas VR no implica un gran coste por unidades, pero todo depende del volumen de usuarios a formar. Por otra parte, el diseño de experiencias en Realidad Virtual es algo más costoso que otras alternativas. En este caso, el reto es lograr que la balanza precio – resultado sea favorable a la segunda variante. 

hmk

The Homuork Team